Mi portal profesional donde publico mis prácticas y trabajos además de artículos relacionados con las artes, el diseño gráfico y la ilustración, centrándome en especial en la cartelería y la publicidad. También encontraréis información sobre recursos para diseñadores, referencias e inspiración

martes, 15 de noviembre de 2016

El dibujo como herramienta vital (diario de dibujo IV)

Comentaba en mi cuenta de Twitter que me había apuntado a un nuevo curso de dibujo, con el mismo profesor que imparte el primero al que me apunté, el de ilustración con tableta gráfica. La verdad es que durante el verano había estado mirando cositas -otros cursos, ciclos formativos- porque consideraba que me seguía faltando algo más para seguir adelante con el aprendizaje. Los vídeos de Dibujar Bien están bien pero sentía que necesitaba una formación más continuada. Y justo cuando me había dado por vencida, me entero por Facebook, la propia página del profesor, que había elaborado un nuevo curso. Dibujo para principiantes, nivel -1. Sin ver el contenido ni el vídeo de presentación sabía que iba a ser adecuado para mí. Aprovechando una nueva rebaja que había salido por entonces, pues no me lo pensé dos veces aunque ya sí supusiera quedarme a dos velas económicamente. Tenía el presentimiento de que iba a merecer la pena. Y de momento no me he equivocado mucho...


La metodología es diferente a lo habitual y ciertamente, en base a los pocos ejercicios que he hecho, bastante efectiva. Puño lleva muchos años impartiendo clases de dibujo a todo tipo de personas, siguiendo una metodología más clásica y académica y se dio cuenta de que no servía a personas que se bloqueaban por diferentes motivos, como podía ser la falta de confianza en sí mismos, en el profesor u otros compañeros... Así que en base a esa experiencia decidió crear otra forma de impartir clases, que es la que caracterizará a este curso. Una manera más lúdica, con la que aprendamos de forma divertida el proceso de dibujar.

Y francamente sí, me lo he pasado como una enana, especialmente con el primer ejercicio que he hecho.

 

Partiendo de la base de nuestra mano como principal modelo, la hemos calcado y después hemos trazado las líneas de colores teniendo en cuenta el  contorno para poder emular el volumen.

El segundo sí ha sido mayor reto: dibujar una mano cada día durante una semana.

   
 

¿Por qué una mano cuando él mismo admite que hasta a él le siguen dando miedo? Pues porque creo que ahí estaba el punto: ponernos a prueba enfrentándonos a un reto complicado y así aprender cómo resolver problemas, cuales son nuestros límites y cómo gestionamos todo eso.

O al menos así ha sido conmigo. Y así lo he observado en los comentarios de algunos compañeros en los foros del curso.

Es una de las cosas que más me gustan del curso, el poder leer los comentarios de otras personas con las que te sientes identificada de alguna manera. Ha sido posible descubrir que efectivamente hay personas a las que les falta confianza para dibujar y que por ejemplo, con este ejercicio, les ha costado arrancar. Creo que les ha pasado como a mí, no nos hemos puesto el chip de que realmente esto es más un juego, un puzzle a resolver y no un ejercicio evaluable, como cuando estabas en el colegio.

Es algo que se percibe en los comentarios, que transmite claramente Puño en sus primeros vídeos y que tomó fuerza una mañana hace semanas cuando precisamente lo comentaban en un programa de radio: el dibujo deja de ser la herramienta de expresión y juego infantil para convertirse en una obligación por la que te suspenden en el colegio. Por la que te critican o incluso te avergüenzan. Muchos niños dejan de dibujar a partir de ese momento. Parece que solo los que realmente sienten pasión por el dibujo siguen adelante.

Y es así, el dibujo deja de ser un divertimento e incluso se vuelve algo aburrido cuando llegas a un determinado curso. Cuando yo estudiaba (o donde yo lo hice) pasabas de colorear o hacer manualidades, a hacer dibujo técnico con escuadra, compás y cartabón, y a estudiar teoría del color. Se convertía en una asignatura que podías suspender. Si a eso lo unes, como dije, a una mala profesora...

No existe dibujo creativo, ni te enseñan que el dibujo puede ser una herramienta muy útil para comunicarte, para plasmar ideas o como soporte o complemento para tu formación.

Esa es otra: me ha dejado estupefacta la cantidad de diseñadores y otros profesionales del campo que están haciendo el curso por motivos similares al mío: no sabemos dibujar y sabemos que lo necesitamos.

 

No, no creía que era algo tan generalizado, que sólo fue de quienes me dieron clases. Está claro que no son los únicos que piensan así. Y bien pensado tiene su lógica, si por nuestro sistema educativo hemos concebido el dibujo exclusivamente como una capacidad o herramienta artística al alcance de unos pocos, además de como algo más manual. Cuando creo que es igual al saber escribir: todos sabemos (debemos) escribir y luego cada uno utiliza la escritura de diferentes maneras. Para plasmar las historias  que inventamos, por ejemplo.

Volviendo al ejercicio, entonces, me he sentido a veces un poco frustrada y he tardado casi la semana que duraba el mismo en comprender por qué. Debido a cómo abordo el dibujo, he querido ser exigente y perfeccionista, y por tanto no he seguido el proceso más adecuado.

 

No, no sé dibujar y por tanto, aunque copie y por más que quiera, no me van a salir bien. Por tanto, es mejor relajarse, verlo como un juego, una diversión y que salga lo que tenga que salir. No hay restricciones de ningún tipo ¿por qué no atreverme a experimentar más?

Con esa mentalidad pues seguiré dibujando manos, tal vez no todos los días pero sí con frecuencia. Las de arriba las hice tras una semana de parón. Me gusta como queda y que francamente se nota cierta evolución.

En cierto modo es un poco como el ejercicio de las formas básicas, solo que este al final nos brindará confianza: si somos capaces de dibujar manos, a priori de lo más difícil ¿cómo no vamos a dibujar cosas más sencillas?

El próximo ejercicio estaremos haciendo patrones y será algo que contaré en la siguiente entrega del diario.


Para terminar quiero avisar, igual que he hecho en mi otro blog, que cabe la posibilidad de que no tenga tiempo para escribir el artículo que toca dentro de dos semanas. Ya no sólo por lo que explico ahí si no porque de cara a Navidad, estamos haciendo arreglos en casa, con lo que tendré menos tiempo para dedicarle a escribir.

Podéis seguirme en twitter o en mi Facebook, donde voy subiendo mis avances con el curso, fotografías que hago, dibujo e ilustraciones de inspiración y enlaces interesantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...